CARRITO
ÚLTIMAS HORAS SEGUNDAS REBAJAS: Más de un -50% dto✨  

10 CONSEJOS DE CUIDADO PARA TUS JOYAS CON PIEDRAS NATURALES

Es importante que nuestras joyas se mantengan bien cuidadas durante todo el año, pero ahora es verano y quizás es la época más importante para recordar cómo debemos cuidar de nuestros pequeños tesoros.

Además, como ya sabéis las #LavaniGirls, nos encantan las piedras semi preciosas y por eso intentamos incluirlas en el diseño de la mayoría de nuestras joyas, y sobretodo porque sabemos que a vosotras también os encanta lucirlas. Pero quizás a muchas, os cuesta limpiarlas y cuidarlas, os da pereza y normalmente no estáis acostumbradas a hacerlo, por lo que vuestras joyas se pueden acabar dañando. Y nosotras queremos que os duren mucho. Queremos que las luzcáis siempre y en muchas ocasiones especiales. Así que os vamos a ayudar a vuestras joyas se mantengan como el primer día. Descubre nuestros 10 consejos de cuidado para tus joyas con piedras naturales.

1. Las perlas separadas, siempre mejoran

Si queremos que nuestras piedras semi preciosas se conserven como el primer día, sin ninguna ralla ni arañazos, tenemos que separar las distintas joyas. Podemos ponerlas en espacios separados o incluso en bolsas distintas, teniendo en cuenta que estas bolsas tendrán que ser de papel, seda o terciopelo (un material que no las dañe, que sea suave y no admita cambios bruscos de temperatura).

2. Quiero rayos de sol…o no

Aunque nosotras queramos estar bajo el sol durante horas, nuestras piedras preciosas no, porque seguramente tengan más posibilidades de acabar rajándose por cambios bruscos de temperatura.

Además, es bastante probable que las piedras preciosas coloreadas acaben decolorándose si las exponemos en exceso al sol o incluso fundirse (deberían estar expuestas durante muchas horas y a altas temperaturas, pero te lo recordamos para que lo tengas en cuenta).

3. Dar cera, pulir cera

Muchas veces, las piedras preciosas acumulan suciedad de llevarlas en nuestro día a día, así que de vez en cuando es recomendable que las pulamos con una gamuza o un paño suave; cualquier paño que no deje pelusas nos servirá, y deberemos utilizarlo delicadamente porque aún con estos materiales, existe la posibilidad de rallar nuestras piedras preciosas.

4. Pon atención a las piedras semi preciosas

Cada vez que te vayas a poner tus joyas, asegúrate que las piedras semi preciosas no se han soltado y siguen bien sujetas. Este, es un paso simple y muy importante que no nos va a llevar nada de tiempo, y sin embargo evitará que perdamos la piedra preciosa si se ha soltado de nuestra joya. En este caso, acudiendo a un joyero podremos recuperarla y poderla seguir utilizando.

5. Aprende sobre piedras preciosas con Lavani

Por muchas recomendaciones que te contemos, hay algo que debes aprender: la durabilidad de las piedras preciosas. Esto, hará que sepas como tratar y como cuidar a cada piedra semi preciosa siempre.

Además, en Lavani te lo hemos contado en nuestros posts de las piedras preciosas, con mucha más información importante y curiosa. Pero aquí te hacemos un resumen.

La durabilidad de las piedras preciosas se puede medir de 3 formas:

  1. Según su dureza, su resistencia a rallones y/o abrasiones.
  2. Según su dureza, su resistencia a astillarse y/o romperse.
  3. Según su estabilidad, su resistencia a los productos químicos, el calor, la luz y la humedad.

Sigue leyendo para saber cómo cuidar cada uno de estos tipos.

 

6. Mima las piedras más susceptibles a rallarse

El sexto consejo de cuidado para tus joyas con piedras naturales va sobre el primero de los tres tipos de piedras que os hemos comentado. Las piedras más susceptibles a rallarse son tales como las Perlas, la Piedraluna, la Labradorita, la Calcedonia y más que se suelen presentar en formato pulido. Es muy importante que las mantengáis separadas en diferentes compartimentos para que no se rallen entre sí.

7. Acolcha las piedras más susceptibles a astillarse

Este consejo es para el segundo tipo de piedras. Las piedras que se presentan en un formato más "puro" e irregular son las que tienen más facilidad de astillarse. Para evitarlo, envuélvelas en una gamuza o paño al guardarlas si las vas a guardar sobre una superficie dura. Joyeros como el nuestro, acolchado y aterciopelado, son perfectos para evitar que este tipo de joyas se dañen.

8. Aisla las piedras más susceptibles a los cambios atmosféricos

El consejo número 8 de cuidado para tus joyas con piedras naturales es sobre el último de los 3 tipos de piedra que os hemos contado. Algunas de las piedras más susceptibles a los cambios atmosféricos son las Perlas, el Cuarzo coloreado y las Ágatas. Te recomendamos que las guardes en un lugar fresco y seco, alejado de ventanas y corrientes de aire.

9. ¿Gamuza de gafas? Será tu mejor aliada.

Así de sencillo. Ten una gamuza de gafas siempre a mano. Funciona mejor para limpiar tus piedras preciosas que cualquier paño humedecido, producto específico, esponja o bayeta. Eso sí, cada vez que las repases, hazlo con la suavidad y mimo que merecen.

10. Limpiadores de joyas: ¡mantente lejos!

Muchas veces nos intentan vender limpiadores de plata, limpiadores de oro o limpiadores de joyas en general. Si no estamos seguras de los componentes químicos que llevan estos productos ni de su PH, es mucho mejor que nos mantengamos alejadas. Como os hemos comentado, mejor un repaso con una gamuza, que fastidiar tu joya con un producto químico que desconoces.

Ahora que ya sabemos muuucho más acerca de cómo cuidar nuestros pequeños tesoros, ¡manos a la obra!