CARRITO
Envíos GRATIS. Código: FREE ✨  

CÓMO CUIDAR EL BAÑO DE ORO

En Lavani, como buenas amantes incondicionales de las joyas de oro, nos encanta que nuestras joyitas estén acabadas con un baño de oro de 22 quilates, aportando ese toque vintage y elegante a nuestros collares, anillos y pendientes bañados en oro para que duren infinitamente.

Sabemos que, aunque nuestras joyas estén hechas a prueba de fuego y se puedan utilizar en cualquier ocasión, siempre es bueno seguir algunas pautas para que el baño de oro se mantenga como el primer día y evitar sustos inesperados. Así que, ¡manos a la obra!

¿Qué es y cómo se baña una joya de oro?

Esta técnica de joyería, se utiliza desde la época victoriana, y consiste en cubrir nuestras joyas con una capa de oro para que obtenga ese color dorado.

El baño de nuestras joyas se obtiene a partir de distintos procesos químicos o electroquímicos, y aunque no será inalterable, obtendremos una joya de calidad, duradera y mucho más económica.

En Lavani, utilizamos un baño de oro de 22 quilates y 2/3 micras y esto, significa que utilizamos un oro con una pureza del 100% y cubrimos la joya con un total de 2/3 micras (el baño más grueso que podemos encontrar).

Te ayudamos a mantener el baño

Si ya tienes alguna de nuestras joyas, sabrás que nos encanta la luz que aporta el oro y que queremos que te pongas todos nuestros collares y tus pendientes favoritos en cualquier ocasión, pero también es importante saber que, para poderlos lucir perfectos, tenemos que tener en cuenta algunas cosas. 

Limpiar el oro de nuestras joyas en casa es muy simple y no te llevará demasiado tiempo, pero es importante que lo cuides y lo mimes para que dure.

Aspectos a tener en cuenta con tus joyas bañadas en oro

  • Mejor, quítatelas cuando vayas a hacer deporte: las puedes dañar y también puedes dañarte si te enganchas con ellas, así que es preferible reservarlas para otra ocasión.
  • Si vas a maquillarte, perfumarte o peinarte utilizando productos químicos, hazlo siempre antes de ponerte tus joyas y asegúrate que te las colocas una vez estén secos todos estos productos, porque pueden dañar su baño de oro.
  • Tanto si las guardas en un joyero como si las tienes en una cajita, es mejor que cada joya esté separada entre sí (incluso los pendientes entre ellos) para evitar que se acaben rallando.
  • Si quieres limpiarlas para eliminar cualquier exceso de grasa o producto, hazlo con agua tibia y jabón PH neutro, frotando suavemente con una gamuza y secándolas después con un paño de fieltro.
  • Sabemos que el calor no es un gran aliado de las joyas, porque además de hacernos sudar más, también provoca mayor humedad en el ambiente, así que: si no las vas a lucir, consérvalas en un lugar que se mantenga a una temperatura constante.

Aun así, el PH de nuestra propia piel, puede hacer que el baño de oro cambie de color con el paso del tiempo, por lo que es importante saber que, si esto ocurre, también podemos renovar nuestro baño de oro: escríbenos y lo gestionamos contigo.

¿Crees que nos dejamos algún paso? ¡Cuéntanoslo y ayúdanos a conservar tus Lavani durante mucho mucho tiempo!!