Envíos GRATIS. Código FREE.  
1 Days
5 Hours
58 Minutes
59 Seconds

Diferencias entre piedras naturales, sintéticas e hidrotermales.

Antes de comenzar a entrar en materia es importante tener clara una cosa. La calidad, se paga. Esto implica que las piedras que sea realmente naturales, no serán piedras que podamos encontrar en el mercado por 5, 10 o 15 euros. Son piedras de un valor alto, merecedoras de su precio.

¡Aprender a diferenciar los diferentes tipos de piedras!

Cómo saber si son piedras naturales y diferenciar entre piedras sintéticas e hidrotermales

 

Una vez dicho esto, es importante que, si verdaderamente estamos buscando una piedra natural, tengamos claro cuáles son sus diferencias por las piedras sintéticas y cómo podemos distinguirlas igualmente de las piedras hidrotermales. ¡Continúa leyendo y descubre los mejores consejos para diferenciarlas!

Si bien las piedras hidrotermales puede ser un concepto que escape del entendimiento del consumidor medio, lo cierto es que las piedras naturales y sintéticas sí que son concepto que suelen utilizarse en el mercado y con los que, posiblemente, estemos mucho más familiarizados. Sin embargo, por si acaso queda alguna duda, volveremos a dar algunas pinceladas del concepto para que sepamos exactamente a qué nos estamos refiriendo.

1. Piedras naturales

Las piedras naturales son minerales cristalinos y sólidos se forman de manera natural en la Tierra. Estas piedras también son conocidas como piedras preciosas o gema y, por su belleza, rareza y durabilidad, son ampliamente utilizadas en ámbitos como la joyería, la decoración o la industria.

Algunas de las piedras preciosas que más utilización presentan por parte de la joyería son gemas como el diamante, el Rubí, el Zafiro y la Esmeralda.

Junto a estas, existen las piedras naturales no preciosas o semipreciosas. Estas piedras semipreciosas se caracterizan por ser minerales que, sin alcanzar el valor tan elevado que presentan las gemas preciosas, mantienen una belleza y una durabilidad propias de una piedra de calidad. Algunos ejemplos de este tipo de piedras son minerales como la Amatista, el Ágata, el Lapislázuli, la Turquesa y el Ónix.

2. Piedras sintéticas

Las piedras sintéticas se caracterizan por ser minerales producidos en un laboratorio donde se fabrican químicamente. La calidad de las piedras sintéticas es casi idéntica a la de las piedras naturales ya que tienen la misma composición química y estructura cristalina que estas. Para conseguir este tipo de piedras, suelen utilizarse diferentes metodologías como la fusión de minerales o el crecimiento en solución química controlada.

Si bien solemos asociar las piedras sintéticas a la venta de piedras similares en apariencia, pero no verdaderamente naturales, lo cierto es que las piedras sintéticas también tienen otro tipo de usos como son la investigación científica para indagar sobre las propiedades de los minerales, así como las aplicaciones industriales como para la fabricación de herramientas.

Es relevante destacar que, pese a que suelen asociarse las piedras sintéticas a minerales de peor calidad, lo cierto es que las piedras sintéticas suelen tener propiedades mucho más consistentes y controladas que las piedras naturales. Lo importante es que siempre exista una transparencia adecuada en la venta de las mismas para que no se produzca ningún fraude ni engaño.

3. Piedras hidrotermales

A diferencia de las piedras sintéticas, las piedras hidrotermales se caracterizan por formarse en la naturaleza a través de procesos hidrotermales. Esto implica la interacción del agua caliente con las rocas y minerales en el subsuelo en ambientes geotérmicos y volcánicos.

Durante el proceso hidrotermal, el agua caliente rica en minerales disuelve sustancias de las rocas circundantes. A medida que el agua se enfría y los minerales se depositan, se forman las piedras hidrotermales que pueden contener una variedad de minerales y mostrar características únicas.

4. Cómo se diferenciar una piedra natural de una piedra sintética

Identificar si nos encontramos ante una piedra preciosa o sintética no siempre es tarea fácil. Por ello, hoy os daremos algunos sencillos consejos para que aprendáis a identificarlas.

En primer lugar, uno de los pasos a seguir cuando estamos intentando identificar si una piedra es verdadera consiste en poner atención a las características de la piedra en cuestión.

  • Por ejemplo, el Diamante es el mineral más duro conocido lo que implica que, si tiene arañazos o imperfecciones, hay una elevada posibilidad de que tu diamante sea sintético.
  • El Rubí, por su parte, es conocido por tener un color rojo muy profundo y brillante. Piedras como el Zafiro, se caracterizan por tener una alta transparencia y poder exhibir un fenómeno óptico llamado “estrella” u “ojo de gato” debido a inclusiones alineadas.
  • La Esmeralda es una piedra de un color verde intenso y vibrante que determina, en muchas ocasiones, la calidad de la piedra.
  • Por último, otras variedades como la Amatista se caracterizan por tener buenas transparencias, lo que permite que la luz pase a través de la piedra.

En segundo lugar, otro aspecto a tener en cuenta cuando estamos evaluando la naturalidad de una piedra es examinar su peso y su tamaño. Las piedras preciosas naturales suelen ser mucho más pesadas y grandes que las sintéticas ya que tienen materiales más densos.

Todo esto, unido al examen de las imperfecciones y variaciones de color y textura que pueden tener las piedras, son importantes aspecto a valorar y a tener en cuenta cuando hablamos de conocer si una piedra es real o sintética.

Si todavía tienes dudas sobre cómo identificarlas, ¡entra en nuestro blog de cómo identificar piedras naturales! 

5. Cómo diferenciar una piedra natural de una piedra hidrotermal

Para poder diferenciar adecuadamente una piedra natural de una piedra hidrotermal, deberemos tener en cuenta algunos de los siguientes aspectos:

  • Origen y formación: Las piedras naturales tiene su origen en multitud de entornos como son las rocas ígneas, sedimentarias o metamórficas. Por el contrario, las piedras hidrotermales, suelen provenir de ambientes geotérmicos o volcánicos donde el agua caliente y los minerales interactúan entre ellos.
  • Aspecto: Debido a su formación geológica, las piedras naturales suelen presentar colores, texturas y patrones diferenciados entre los diferentes ejemplos de piedras. Sin embargo, las piedras hidrotermales, suelen tener apariencias mucho más uniformes y consistentes frente a las piedras naturales.
  • Características internas: Las piedras naturales es más posible que tengan inclusiones o marcas naturales, fruto de su formación natural. Por el contrario, las piedras hidrotermales, suele ser mucho más limpias y tienen una apariencia mucho más perfecta y uniforme que las piedras naturales.
  • Pruebas gemológicas: Puede que la única posibilidad para distinguirlas, una vez contemplados todos estos aspectos sea realizando pruebas gemológicas, midiendo la dureza, la densidad, la refracción de la luz, la dispersión y la fluorescencia.
CARRITO

No hay más productos disponibles para comprar

Tu carrito está vacio.