Envíos GRATIS. Código FREE.  
24 Days
4 Hours
17 Minutes
28 Seconds

El Coral

El coral rojo es el más conocido de todas las variedades de corales. Sin embargo, las propiedades de todos los corales son diversas y, a veces, mágicas. Llevar joyas de corales siempre trae buena suerte y queremos contarte el por qué. Sigue leyendo para descubrir qué es el coral.

 

Características de los corales

 

 

1. Qué es el coral

Los corales son animales invertebrados que forman parte de la familia de los cnidarios y dentro de estos, a la clase Anthozoa. Viven en el fondo de los océanos formando atolones, bancos y arrecifes. Su nombre viene del griego “koura halos” significando “mujer del mar”. El coral se considera una piedra preciosa de origen orgánico, de procedencia animal y marina. Al igual que el ámbar, el marfil, el azabache y la perla, es uno de los materiales más usados en joyería. Aunque tengan un brillo natural impresionante y propiedades translúcidas, no pertenecen al grupo de piedras preciosas o semipreciosas. Si se encuentran fósiles minerales de corales, se tratan en forma de gemas y se venden en el mercado a los coleccionistas de piedras preciosas.

 

2. Formas y colores del coral

Las formas que podemos encontrar de los corales son:

• Redonda: el coral redondo es simétrico y rodará en línea recta.

• Barroca: luciendo una forma irregular.

• Semi-redonda: con formas redondeadas, pero sin ser del todo esférica.

• Semi-barroca: tipo botón, pera, gota, oval, etc.

Hablando de colores, los más habituales son el rojo, rosa, azul y negro. Los corales rojos solo están en el Mediterráneo y, junto con los negros, son los más valorados. También hay una variedad de coral de color rosa pastel que tiene nombre de “coral piel de ángel” y una tonalidad dorada de Hawái que es muy rara y deseada. Los corales que no se trabajan para ser pulidos hasta brillar, son de color mate. Y los que tienen color uniforme en toda su superficie tienen un alto valor. Las ¾ partes de la producción mundial de estas gemas se trabajan en Italia y el resto en Japón.

 

3. Propiedades del coral

Desde la Antigüedad, los corales han sido usados para proteger a las personas, defender a los enemigos y de las malas influencias.

Por ejemplo, los romanos creían que los corales rojos daban propiedades curativas y ahuyentaban el mal, por lo que se ponían en el cuello de los niños. Así se mantuvo hasta la Edad Media ya que se empezó a considerar los corales como símbolo de gran belleza y protección contra el mal de ojo. Es por ello que hasta la actualidad se habla de los beneficios del coral rojo.

Para los chamanes, simboliza la sangre, el árbol, el cosmos y el mar como fuente de vida y se le atribuye la fertilidad.

Muchos pueblos y tribus usan corales para remediar enfermedades, sobre todo para la cabeza, hemorragias y úlceras. En la India se sigue usando para preparar productos afrodisíacos.

Por otro lado, en la gemoterapia, los colores claros como el rosa o el blanco atraen sabiduría y previenen la locura, demencia, ira y obsesión.

 

4. Tipos de corales en joyería

El coral rojo y el coral rosa son los más buscados para elaborar joyas. También está el coral oro, que crece en pocos sitios como Alaska o Haití. De la misma manera, el coral negro, también llamado “anthiparian” crece en aguas muy profundas y ha sido bastante explotado a lo largo del tiempo. Muchos países han prohibido su exportación y por eso es una variedad muy costosa.

Por otro lado, tenemos el coral bambú, que es más poroso que otros y se usa en el campo de ortopedia. Además, dicen que una buena cantidad de coral rojo en el mercado es, en realidad, coral bambú, que luego es teñido.

La única variedad de coral que se encuentra en aguas no profundas es el coral azul. Es muy usado en la elaboración de joyas y sus colores van del gris al azul. Debido a que también son muy porosos, sus esqueletos deben ser rellenados.

Dentro de los corales esponja, que también es usado en joyería y debe ser teñido, está el del color manzana, que se encuentra en Indonesia y Taiwán.

Para elaborar las joyas, se usa el tronco duro y calizo del esqueleto del coral, que es pulido o tallado para fabricar piezas como anillos, brazaletes, collares, pendientes y pulseras con diseños luminosos.

 

5. Cuidado y mantenimiento de los corales

Si tienes joyas de coral, debes saber que son muy delicados y que debes cuidarlas mucho. Para ello, usa un paño de algodón húmedo. Pásalo con cuidado y sin presión por la superficie de la joya, ya que el coral es poroso, frágil y hueco. También ten en cuenta en mantener alejado el coral de cualquier producto químico como jabones, sprays, cremas, colonias, etc. ya que es muy susceptible a reaccionar.

Si quieres perfumarte y llevar estas joyas, hazlo antes de ponértelas y consérvalas en un joyero o caja aparte para evitar roces con otras piezas de joyería.

 

¿Qué color de coral te pondrías?

CARRITO

No hay más productos disponibles para comprar

Tu carrito está vacio.