Envíos Gratis. Cupón: FREE  
4 Days
6 Hours
22 Minutes
10 Seconds

¿Qué es el cristal de Swarovski?

El cristal Swarovski es tan reconocido en todo el mundo que serás consciente del lujo asociado a estos diseños, pero ¿sabes cómo nació el conocido logo del cisne?

 

¿Conoces la historia del cristal Swarovski? Te contamos su curioso origen y la evolución que ha tenido desde entonces.

Hoy en Lavani vamos a descubrir el brillante mundo que rodea a este cristal y de qué forma tan curiosa surgieron estos diseños de origen austriaco.

 

 

¡Sigue leyendo y descubre todo sobre este conocido cristal y la marca Swarovski!

 

1. Historia y origen cristal Swarovski

La historia de la marca Swarovski nace cuando Daniel Swarovski descubre en 1895 la forma de automatizar el proceso de tallado de este cristal. Más tarde se consiguió llevar la producción a gran escala y ya se convierte la empresa austriaca en proveedora de cristales para joyeros y diseñadores.

¿Pero sabías que el Swarovski nació con la intención de imitar al diamante? En aquella época estas joyas se pusieron de moda, pero debido a su elevado precio no era fácil hacerse con ellas. Por eso con el corte en el cristal se obtenían facetas y así se imitaba el aspecto de los diamantes.

Las facetas son cada una de las caras talladas del cristal y cuanto mayor es el número de caras, mayor es el brillo característico que se consigue. De esta forma, el tallado no solo consigue esa luminosidad, sino que también permite obtener diversas formas y acabados finales tan únicos.

Con el tiempo los cristales Swarovski se hicieron cada vez más populares y obtuvieron éxito en todo el mundo. Estos cristales no solo se utilizan en joyas, sino que también en moda, iluminación y accesorios. De hecho, la industria de la moda fue propulsora de su éxito, ya que en los años veinte ya colaboró con iconos como Christian Dior o Coco Chanel. ¿Sabías que la tiara de Audrey Hepburn en Desayuno con diamantes era de cristal Swarovski?

 

 

 

2. Piedras Swarovski: evolución de los cristales

La fórmula de este popular cristal se basa en óxido de silicio y plomo, todo a muy elevadas temperaturas para conseguir ese cristal tan brillante. Desde sus inicios la técnica de tallado se ha ido perfeccionando hasta lo que conocemos hoy día.

 

Al principio, las figuras de Swarovski sólo tenían 3 facetas con un acabado plano en la parte inferior. Con el tiempo esto cambió a 5 facetas y luego a 8 facetas en los años 50. Con estos cambios los cristales de Swarovski tenían cada vez más brillo. Ya en 1977 se introdujeron más, llegando hasta 12 facetas. Finalmente, con las innovaciones más recientes se ha aumentado el número de facetas hasta 18, modelo que salió en 2015. Pero no solo se ha aumentado el número de facetas, sino que también se han introducido nuevos cortes y diseños.

 

 

 

3. 404

CARRITO
PRE-ORDER: This is the preorder default text

No hay más productos disponibles para comprar

Tu carrito está vacio.